“Una pistola como la de Larra” de Ángel Lara

“Una pistola como la de Larra” de Ángel Lara


Título: Una pistola como la de Larra

Autor: Ángel Lara

Editorial: Playa de Ákaba

Sinopsis: «Vivir solo no es tan malo; depende, supongo, de las ganas que tengas de morir.»

Con estas sugerentes palabras, el protagonista de esta historia comienza a desgranarnos los últimos dos años de su vida, desde aquel día en el que cometió el error que la ha transformado y que no consigue apartar de su cabeza. Once capítulos, diez de ellos basados en diez artículos homónimos de Larra, que tejen una trama sencilla y emocionante, y que conforman un acertado retrato de este país que nos ha visto crecer, de los valores que alumbran a una sociedad difícil y apasionante a la vez, y que no son tan diferentes a los que lo hacían a principios de aquel siglo XIX en el que el gran Fígaro afilaba su pluma. Porque eso es este libro también: un homenaje, una reivindicación de Mariano José de Larra como el gran romántico que fue, acerado, certero, satírico y abrumado por la pasividad de una España de luto y de castellanos viejos. Es este, en definitva, un libro para disfrutar, y es también un libro para reflexionar. No os dejará indiferentes.

(Sinopsis extraída de la página web de la editorial http://playadeakaba.com/?q=obras/una-pistola-como-la-de-larra)

Opinión: He de reconocer que la figura de Mariano José de Larra me quedó bastante difusa en mi época de estudiante. Reconozco que me llamaron mucho más la atención autores con una cegadora potencia creadora como Bécquer o Rosalía de Castro. Sin embargo, con el paso del tiempo la obra de Larra, el padre del periodismo español, me ha ido ganando poco a poco. Su análisis social de una época difícil marcó un antes y un después en la literatura de nuestro país. Sus textos, de hecho, no se pueden enmarcar en un género muy claro, puesto que no son obras de ficción al 100%, ni tampoco son ensayos de carácter sesudo. Artículos como El castellano viejo o Vuelva usted mañana son artefactos narrativos de primer orden en el que prima la denuncia social sobre los vicios y costumbres de la sociedad del siglo XIX. Por esta razón, me llamó poderosamente la atención que un autor que está empezando, como el madrileño Ángel Lara, se decidiera por rendirle homenaje en esta primera incursión suya en la literatura.

Una pistola como la de Larra es una novela corta que nos descubre a un autor muy prometedor. Su estilo literario es certero, directo, muy inteligente y lleno de matices. Lara ha sido capaz de trasladar los moldes de las creaciones de Larra en el siglo XIX y ponerlas al día, haciendo un análisis muy brillante de nuestra sociedad. Creo, también, que esta novela es de las que hacen lectores. Me explico mejor porque quizás no haya quedado del todo claro a lo que me estoy refiriendo. Una vez que uno termina las páginas de Una pistola como la de Larra, el primer sentimiento que le sobreviene es la curiosidad, tanto por comenzar a leer al propio Larra, como por esperar ansiosamente más obras de nuestro autor del día de hoy, Ángel Lara. Lara se revela con esta obra como un observador muy agudo de la realidad que nos rodea. Sin duda, merece mucho la pena leer Una pistola como la de Larra por múltiples razones y es que resulta muy extraño que una novela de esta calidad literaria no llegue al gran público como debiera.

Lara es dueño de un poderoso universo narrativo: la realidad y el día a día en nuestra sociedad. Su primer trabajo pone un espejo a escenas cotidianas de nuestra rutina para que seamos partícipes de ellas y las podamos valorar. El autor pone en duda constantemente a través de las páginas de este primer trabajo el sistema de valores imperante con un tono realmente acertado. Una pistola como la de Larra está compuesta por once capítulos cortos que, tomando como ejemplo los títulos de algunos de los más conocidos artículos de Larra, radiografían la vida de un personaje que intenta imitar a Larra en su idea de suicidarse. Antes de eso, nos va a contar sus desventuras vitales a través de unos capítulos incisivos y que funcionan como derechazos en plena mandíbula del lector. Ahí radica gran parte de su éxito, Una pistola como la de Larra está narrada desde un punto de vista absolutamente objetivo y libre de imposturas. Es un libro lleno de verdad, con historias excelentemente narradas. Para mi gusto, no podría decantarme por una de ellas únicamente, puesto que todas forman un ente narrativo completo, fluído y perfectamente engarzado.

También cabe destacar la habilidad de Lara para describir, mediante unos simples y delicados trazos a unos personajes que traspasan las páginas de la novela. Los lectores podremos sentirnos identificados en todo momento con ellos. Ese sentimiento de empatía es el que nos familiarizará  con lo que Lara nos está contando con una habilidad enorme e inusual para un autor que se estrena en el mundo literario. Ahora mismo, puedo recordar de memoria algunas escenas que pueden servir como ejemplo a lo que estoy argumentando. ¿Quién no se ha preguntado en cómo pensarán los personajes que transitan por un bar cualquiera de nuestro país? ¿Cómo serán las comidas familiares de una pareja de novios de diferente estrato social? ¿Quién no ha escuchado la frase “todos los políticos de nuestro país son unos ladrones”? A estas y a otras preguntas responde con mucho tino Lara en Una pistola como la de Larra, con grandes dosis de humor, sarcasmo, tristeza e inteligencia. ¿Alguien da más?

Por todas las razones que os acabo de exponer antes, Una pistola como la de Larra es una lectura ideal para cualquier tipo de persona. Es una novela de una extensión muy breve y que se devora con auténtica fruición. Tiene momentos con los que nos vamos a sentir absolutamente identificados porque los estamos viviendo ahora mismo. Son ese acertado análisis de la realidad más actual  y ese saber hacer narrativo las principales señas del estilo literario de Ángel Lara, al que deberíamos comenzar a seguirle la pista a partir de ahora. Espero con muchas ganas su próximo trabajo. Estoy seguro de que nos va a proporcionar a sus lectores muchos buenos ratos disfrutando de sus historias.

Como conclusión a esta reseña, os dejo un reportaje que encontré por Internet en el que se habla de Mariano José de Larra. Es muy interesante para aquellos que desconozcáis la figura de este autor o para los que pretenden retomar su obra periodística. Larra fue un referente dentro de la literatura del siglo XIX en nuestro país, pero se ha visto injustamente olvidado por razones que aún no llego comprender. Por todo ello, creo que  hay que agradecerle la labor a Ángel Lara, puesto que con su brillante primer trabajo literario le rinde un homenaje a Larra más que merecido.

Próxima reseña: “Tú, tan lejos” de Úna Fingal (Ed. Playa de Ákaba)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo