“Manguis” de Paco Gómez Escribano

“Manguis” de Paco Gómez Escribano


EscribanoTítulo: Manguis

Autor: Paco Gómez Escribano

Editorial: Erein

Sinopsis: Corre el año 1972 en Canillejas, un barrio del extrarradio de Madrid. Todos esperan que Luis Fores, inspector jefe en la comisaría de San Blas, sea nombrado subcomisario. Sin embargo el cargo es finalmente para Jerónimo Cabezas, un inspector más joven y con nuevas ideas, como quieren los de arriba, debido al cambio político que se avecina. Esto colma el vaso de las aspiraciones del veterano inspector que decide tomarse la justicia por su mano organizando un atraco a un furgón blindado y garantizarse así una jubilación de oro. Para ello se alía con el Torre, uno de los capos del barrio, en quien delega para conseguir las armas y reunir un equipo de personas de confianza que finalmente resultan ser dos putas, un yonqui y dos politoxicómanos. En estas condiciones, después de muchas horas de negociar un plan y los porcentajes, arranca esta novela negra aderezada de costumbres y paisajes de otra época, en la que se muestran la idiosincrasia y el modus vivendi de aquellos que se ven obligados a delinquir porque son los desheredados de una ciudad que no les ha dado nada.

(Extraída de la página web de la editorial http://www.erein.eus/libro/manguis)

Opinión: Paco Goméz Escribano lo ha vuelto a hacer. Cuando creíamos que había dado lo mejor de su literatura en su primera parte de la trilogía quinqui, que se tituló “Yonqui”, el novelista madrileño nos ha sorprendido con “Manguis”, una novela negra de una hondura literaria fuera de lo común. En “Manguis” hemos avanzado un poco más en el tiempo de la historia. Sitúense en el barrio de Canillejas en 1972. Allí conoceremos a un puñado de almas perdidas que han perdido todo y que tratan de sobrevivir en unos años en los que la droga y la violencia hace estragos. Es ese barrio el punto ineludible de sus últimas obras y donde Gómez Escribano ha conseguido un retrato social tan excelentemente perfilado que pasará a la posteridad. De hecho, si un extranjero viniese a España y quisiera conocer lo acontecido en esos años en un barrio cualquiera de la periferia madrileña, no dudaría en recomendarle “Manguis”. Resulta que hay veces que la novela puede cumplir una función histórica mucho más acertadamente que cualquier sesudo ensayo. Esta es una de esas ocasiones en las que una novela puede reconciliarnos con la literatura.

“Manguis” nos cuenta la historia de un inspector, Luis Fores, que al verse derrotado en sus aspiraciones laborales, decide organizar con los ladronzuelos más granados del barrio un atraco a un furgón para asegurarse recursos económicos suficientes para afrontar su jubilación. Lo mejor de “Manguis” no está solo en ese retrato que vemos a través de los ojos del inspector Fores, sino en la profusión de voces que hacen de esta novela una experiencia rica en matices. Además, el trabajo de Paco Gómez Escribano a la hora de adaptar el habla coloquial en sus diálogos es digno de mención. Se nota que el autor de “Manguis” conoce la realidad que está describiendo el dedillo. Por esta razón,  estamos ante una historia llena de verdad y en la que no hay ni un pequeño atisbo de impostura. Ahí radica su éxito. Además, los personajes que rodean a Fores están estupendamente dibujados y son muy creíbles. El Torre es uno de los más destacables, desde mi punto de vista, aunque la coralidad de “Manguis” nos obliga a que no perdamos de vista las acciones de cualquiera de los demás personajes que aparecen por las páginas de la novela. De hecho, no nos encontraremos con los típicos arquetipos de novela negra. En “Manguis” no hay ni buenos ni malos. Como ya he dicho antes, Paco Gómez Escribano nos ha regalado una obra que va mucho más allá y que nos presenta una historia llena de perdedores que tratan de sobrevivir en una época compleja.

Asimismo, en “Manguis” Paco Gómez Escribano hace especial hincapié en las descripciones de los espacios. Son lugares de reunión en los que los personajes se reúnen y dan rienda suelta a la acción de la novela. Algunos de ellos están muy meritoriamente logrados como, por ejemplo, la taberna de “El mirlo” que resulta ser el epicentro de las reuniones que se desarrollan para llevar a cabo alguna de las tropelías que acontecen en el barrio. Además, seremos partícipes de conversaciones de personajes de clase marginal que cumplen su función de manera muy eficaz. El estilo literario que subyace de estas páginas es valiente, rápido, incisivo, trabajado y muy directo. Por encima de todo esto, destacaría el saber hacer narrativo de Paco Gómez Escribano a la hora de montar un artefacto narrativo de primer nivel como “Manguis”.

Muchos de ustedes pensarán que “Manguis” se enmarca en el género de la novela negra y no les faltará razón. No obstante, “Manguis” va mucho más allá. Es una obra tan poliédrica que se puede leer bajo diferentes prismas. Podemos afrontar su lectura como un retrato sociológico de la España de los años 70, también como el retrato coral de las clases bajas de aquella época y su relación con la corrupción sistémica que comenzaba a fraguarse, o, finalmente, como una simple historia de acción y misterio estupendamente narrada. La lectura de “Manguis” es como una sacudida para lectores timoratos. Ya les dije en mi reseña de la primera parte de la trilogía quinqui, titulada “Yonqui“, que la literatura de Paco Gómez Escribano es un chute de realidad en vena. En esta ocasión, el autor madrileño ha dado lo mejor de él y nos presenta su, hasta la fecha, mejor novela con mucha diferencia. Déjense llevar por la literatura de Gómez Escribano. Será una experiencia lectora de primer orden.

Aquí le dejo, para terminar, una entrevista con Paco Gómez Escribano para aquellos que no lo conozcan aún. En ella da algunos detalles sobre, por ejemplo, uno de los festivales de novela negra más famoso de nuestro país, La Semana Negra de Gijón. Espero que, después de escucharlo, se animen a leer sus novelas. Tanto “Yonqui” como “Manguis” son dos novelas ideales para este verano que está a punto de comenzar. Se lo aseguro.

Próxima reseña: “Todos los hombres que nunca seré” de Santiago Velázquez (Editorial Playa de Ákaba)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo