"La vida era eso" de Carmen Amoraga

"La vida era eso" de Carmen Amoraga


"La vida era eso" de Carmen Amoraga

Título: La vida era eso

Autor: Carmen Amoraga

Editorial: Destino

Ganadora del Premio Nadal 2014

Sinopsis: La muerte fulminante de su marido deja a Giuliana devastada y sola con dos hijas pequeñas. Superar un día tras otro está poniendo a prueba su resistencia y su imaginación, mientras pasa de la incredulidad al enfado, y de ahí a la idealización de su relación con William. Descubre entonces, además de irrepetibles momentos que su memoria convoca una y otra vez, el legado más hermoso de William: una intensa red de relaciones que le traerán una nueva forma de estar en el mundo y le enseñarán, gracias al apoyo de los demás, que aprender a perder es aprender a vivir. A través de conversaciones, recuerdos, comentarios espontáneos de las redes sociales, escenas cotidianas, con vitalidad y sin dramatismo, y un cicatrizante sentido del humor, Carmen Amoraga construye una novela íntima y universal sobre el amor y la pérdida, el valor de lo vivido y lo por vivir.

(Extraída de http://www.planetadelibros.com/la-vida-era-eso-libro-118112.html)

Opinión: Ya celebramos en este blog hace varias semanas, el triunfo de Carmen Amoraga en la edición de este año del Premio Nadal. Nos alegramos porque Amoraga es una de las novelistas imprescindibles de nuestro país en la actualidad. Sus obras tienen una capacidad asombrosa de tocar los sentimientos del lector y su prosa es envolvente, elegante y muy cálida. Desde siempre, he recomendado sus novelas porque suelen envolver al lector haciéndole partícipe de momentos de risa y de llanto maravillosos. En esta ocasión, lo voy a volver a hacer con más fuerza y convicción que nunca porque “La vida era eso” es una auténtica joya. Incluso, se puede llegar a la conclusión de que es el mejor libro de la novelista valenciana después del gran éxito que supuso su impactante “El tiempo mientras tanto” que la catapultó al éxito.

Esta novela nos cuenta una historia totalmente verosímil en la que todo el mundo se va a ver reflejado. Lo mejor de la novela, además, es que la historia del duelo de Giuliana por la muerte de su marido no está anclada en recursos fáciles y ñoños. Amoraga ha sido capaz de presentarnos un personaje magistral de los que hacen época. Los lectores acompañamos a Giuliana en todos sus altibajos emocionales después de la pérdida de su marido y la vamos comprendiendo en todos los sucesos que la van aconteciendo en su vida. Cuando cualquier lector acabe de leer “La vida era eso” será consciente de que ha cambiado junto con Giuliana. Además, les aseguro que también serán capaces de ponerse en lugar del otro cuando está sufriendo. En definitiva, la lectura de “La vida era eso” es terapéutica porque nos convierte, a su manera, en mejores personas.

Si analizamos más detenidamente la novela, nos encontraremos con varios de sus grandes aciertos. Por ejemplo, la división por capítulos de la novela es acertada y nos ayuda a comprender la situación psicológica por la que va pasando Giuliana en su proceso de duelo. Veremos a una Giuliana arisca y huraña que se aisla del mundo real en un primer momento, pasando por una Giuliana que comienza a relacionarse y a hablar de su situación gracias a las redes sociales, para, tiempo después, conocer a una Giuliana que, aunque sigue con su dolor interno por la falta de su marido, hace suya la máxima con la que Carmen Amoraga está resumiendo la filosofía de esta novela en varias entrevistas, “hay que aprender a perder para aprender a vivir”.

Por otra parte, otro de los aciertos mayúsculos de “La vida era eso” es la caracterización de los personajes. Amoraga ha sido capaz de romper moldes en esta novela y nos presenta la vida de unas personas que sufren altibajos y con las que podemos empatizar perfectamente. Sus rasgos psicólogicos, su carácter y su forma de hablar los hace completamente verosímiles y reales. Sin lugar a dudas, los dos personajes principales de “La vida era eso”, Giuliana y William son dos claros ejemplos de esto. Incluso, pienso que cualquier estudiante de cualquier taller de escritura creativa los debería tomar como ejemplo para aprender a construir personajes y no conformarse con meros arquetipos de cartón-piedra. Por todo esto que acabo de exponer, al acabar la novela, se puede pensar que Amoraga lo ha hecho tan sumamente bien, que parece que ha puesto un espejo delante de una familia común de nuestro alrededor que nos está contando su historia. De hecho, una de las principales características de “La vida era eso” es que es una novela vital, llena de verdad pura y sin trampa ni cartón.

El estilo literario de Carmen Amoraga es al que nos tiene acostumbrados en sus últimas novelas. Lo mejor es que en “La vida era eso” lo ha pulido y perfeccionado muchísimo y esto hace que nos encontremos ante un libro que perdurará con el tiempo y que será un punto de inflexión real en su carrera literaria. Es verdaderamente admirable como con un conjunto de frases cortas y certeras, la autora ha sido capaz de cincelar un complejo entramado de personajes muy bien definidos. A su vez, en “La vida era eso” no se juega con imágenes ni con recursos literarios que puedan dificultar la lectura. Lo que si quiero destacar es la acertada presencia de fraseología argentina que llena el conjunto de la novela de verosimilitud y riqueza léxica.

En definitiva, si ustedes quieren una novela que les remueva por dentro y que les haga sentir, no duden en correr hasta la librería más cercana. “La vida era eso” es su libro. Carmen Amoraga ha cumplido con creces con su objetivo. Ha escrito una obra estupendamente escrita, sensititiva, alegre y triste por momentos, terapéutica, real, emocionante y un millón de adjetivos más con los cuáles no les quiero abrumar ahora. Lo que si quiero es recalcar que este año el Premio Nadal se ha galardonado a sí mismo. Después de unas convocatorias con unas novelas ganadoras más bien flojas como “Estaba en el aire” de Sergio Vila-Sanjuán o “El temblor del héroe” de Álvaro Pombo, el Premio Nadal ha vuelto por sus fueros y ha reconocido la labor de una escritora de raza y con mayúsculas que se ha asentado por méritos propios en el panorama literario naciona,l. Carmen Amoraga ha vuelto a enamorarnos con una novela de una inmensa calidad. Esperamos desde este blog futuros libros que vengan a refrendar su brillantísima carrera literaria.

P.D: Os dejo dos vídeos para aquel que quiera conocer un poco más sobre el proceso de creación de la novela y sobre la autora. El primer vídeo es una entrevista que la autora realizó para promocionar “La vida era eso” y el segundo es una de las canciones que aparecen en la novela y que es, sin duda, un regalo para los oídos. Se trata de “Senza fine” de Gino Paoli.


Próxima reseña
: “Luisa y los espejos” de Marta Robles (Editorial Planeta)

4 Comentarios

Añade el tuyo
  1. Mari [Visitante]

    ¿Como no querer salir corriendo a leerla después de tu reseña?. Parece que este premio sí merece la pena. Poco accesible para mí, por precio, me has puesto en la línea de una autora a la que solo conozco de oídas y nunca leída. Me lo apunto para mi lista de a ver si lo consigo.
    Enhorabuena por tu reseña, cada día mejor. Un abrazo

+ Deja tu Comentario