"La templanza" de María Dueñas

"La templanza" de María Dueñas


"La templanza" de María Dueñas

Título: La templanza

Autor: María Dueñas

Editorial: Planeta

Sinopsis: Nada hacía suponer a Mauro Larrea que la fortuna que levantó tras años de tesón y arrojo se le derrumbaría con un estrepitoso revés. Ahogado por las deudas y la incertidumbre, apuesta sus últimos recursos en una temeraria jugada que abre ante él la oportunidad de resurgir. Hasta que la perturbadora Soledad Montalvo, esposa de un marchante de vinos londinense, entra en su vida envuelta en claroscuros para arrastrarle a un porvenir que jamás sospechó.
De la joven república mexicana a la espléndida Habana colonial; de las Antillas al Jerez de la segunda mitad del XIX, cuando el comercio de sus vinos con Inglaterra convirtió la ciudad andaluza en un enclave cosmopolita y legendario. Por todos estos escenarios transita La Templanza, una novela que habla de glorias y derrotas, de minas de plata, intrigas de familia, viñas, bodegas y ciudades soberbias cuyo esplendor se desvaneció en el tiempo. Una historia de coraje ante las adversidades y de un destino alterado para siempre por la fuerza de una pasión. Sólo las grandes historias despiertan grandes emociones.

(Extraída de la página web http://www.planetadelibros.com/la-templanza-libro-192907.html)

OpiniónHe de reconocer que temía mucho el momento de volver a enfrentarme con una novela de María Dueñas. Desde mi punto de vista, es una escritora a la que le va a costar mucho superar su enorme éxito de ventas  El tiempo entre costuras. Hay que reconocer que la historia de Sira Quiroga era muy atractiva, estaba muy bien escrita y contenía una trama llena de pasión y de superación de un personaje muy complejo. De hecho, la sombra de esta novela es muy alargada. Los lectores, los editores y los críticos han sido implacables con la novelista murciana, puesto que, como acabamos de afirmar, con su ópera prima se puso el listón muy alto. Años más tarde, Dueñas sorprendió a los lectores con Misión Olvido, una novela de campus muy bien escrita y planteada, pero que no estaba dirigida al gran público. El público que había devorado El tiempo entre costuras no recibió con agrado la segunda obra de la autora murciana. Los editores comenzaron a temblar y María Dueñas tuvo que hacer frente a críticas importantes. Por todo ello, me viene a la cabeza el caso de la novelista catalana Carmen Laforet que se vio sepultada por el brutal éxito de su primera novela Nada. Tras terminar de leer su tercer trabajo, creo que va a ser muy complicado que sea capaz de quitarse la etiqueta de escritora reconocida por una única obra por varios motivos que les explicaremos a continuación en esta reseña.

La templanza es una novela de corte histórico en el que Dueñas entremezcla una historia de amor en la que aparecen elementos de intriga y de tejemanejes policíacos. María Dueñas es poseedora de una innegable maestría en el arte de la descripción de parajes exóticos. En esta ocasión, nos encontramos con magistrales escenarios como Jerez, Cuba o México que envolverán al lector y permitirán seguir el transcurso de la historia. Es aquí donde nos encontramos con el mayor problema de La templanza. La trama de la novela difiere mucho de la de El tiempo entre costuras. Si la segunda nos emocionaba y nos sorprendía, el nuevo trabajo de María Dueñas mata de aburrimiento. Los personajes son lineales, los diálogos son más bien fríos y la trama podría haber dado mucho más de sí. El lector va pasando las páginas intentando encontrar un aliciente o algo más que pueda atrapar nuestras expectativas. Les aseguro que no lo vamos a encontrar. Una vez terminada su lectura, podemos afirmar que La templanza huele a intento desesperado de volver hacia atrás. Es una especie de copia de El tiempo entre costuras sin la emoción y los personajes complejos que se requieren para atrapar a los lectores. No obstante, pasemos a analizar los aspectos más destacables de este último trabajo de María Dueñas.

Si nos centramos en la trama de la novela, nos encontramos con un intento de vuelta de tuerca dentro de la novela histórica y romántica. No obstante, Dueñas no ha pasado de crear un folletín más o menos verosímil lleno de clichés poco creíbles. El deambular de Mauro Larrea es errático a lo largo y ancho del mundo. No nos llegamos a creer las acciones que se narran en la novela porque nos quedan muy lejanas. A la trama de la novela le falta emoción y sentimiento. No nos vamos a implicar con ninguno de los personajes porque tampoco se nos dejan querer. Los diálogos son directos y concisos, pero no nos dejan llegar a los pensamientos de cada personaje, ni a dibujar su perfil psicológico. Desde mi punto de vista, parece que los editores de María Dueñas le hubiesen requerido volver al tipo de historias que le dieron fama para poder conseguir un número de ventas mayor. De ahí que La templanza nos suene a libros ya leídos de antemano.

No tengo mucho que objetar en cuanto al estilo literario de María Dueñas. Sigue siendo una escritora muy elegante que utiliza las palabras correctas y adecuadas según va desarrollándose la acción. No obstante, esta corrección y elegancia ha matado el resultado final de esta novela. La templanza hubiera ganado muchos enteros con un estilo mucho más directo y descarnado. En sí, estamos hablando del fracaso de un antihéroe que es Mauro Larrea que, después de estar en lo más alto, ahora sufre un descenso social estrepitoso. Además, habría que tener en cuenta que, para escribir una buena novela, es necesario llegar al corazón del lector y ser capaz de conmoverlo. La autora murciana ha fallado estrepitosamente esta vez.

Por último, si nos centramos en los personajes debemos decir que los dos principales a través de los que se desarrolla toda la acción son Mauro Larrea y Soledad Montalvo. Están bien definidos y cumplen su función de anti héroes a la perfección. A su alrededor pivotan una serie de personajes secundarios que el lector no será capaz de recordar. Ese es otro problema de la novela. El gran número de personajes que van apareciendo dificultan mucho la comprensión de la trama. Además, los secundarios no tienen ningún gesto o elemento característico que los defina. En otro orden de cosas, los diálogos son bastante planos y faltos de interés. Convendría, no obstante, destacar el trabajo léxico que ha realizado la autora para adaptar los vocablos latinoamericanos adecuados dependiendo de cada situación. No obstante, hay algunos deslices perdonables en algunos capítulos de la novela que podrían haberse subsanado con una lectura atenta del manuscrito.

En definitiva, nos encontramos con una novela prescindible que pesará bastante en la carrera literaria de María Dueñas. La autora murciana deberá replantearse su situación cuando comience a redactar su cuarta novela. Cuando optó por innovar, el gran público no aceptó su Misión Olvido. En este tercer trabajo ha optado por seguir en los cánones ya ultraexplotados por otros autores y que tantas alegrías le dio a María Dueñas en sus inicios. Ya se puede comprobar que tampoco le ha funcionado. La templanza es una novela escrita con prisa y sin haber meditado si aportaba algo al conjunto de la obra de María Dueñas. Es una verdadera pena que los mecanismos salvajes del mercado editorial echen a perder a una buena novelista como María Dueñas. Esperemos a ver el camino que toma en su próximo trabajo. Será el definitivo y el que decidirá si reconduce su carrera o no. Por ahora, no les recomiendo La templanza ni a los seguidores de María Dueñas porque no les gustará al tener mucha menos calidad que El tiempo entre costuras, ni a los que no la conozcan, puesto que la novela es previsible y algo aburrida.

A modo de conclusión, os dejo con el booktrailer oficial de “La templanza”. La editorial Planeta ha hecho un gran trabajo audiovisual para promocionar este último trabajo de María Dueñas. El vídeo está muy bien desarrollado y creo que da muchas pistas de lectura para que podamos comprender mejor los entresijos de la novela.

Como ya he afirmado anteriormente, “La templanza” será una lectura perfecta para los seguidores de la escritoria murciana y será, sin duda, una de las novelas más vendidas de 2015.

Próxima reseña: “El balcón en invierno” de Luis Landero (Editorial Tusquets)

3 Comentarios

Añade el tuyo
  1. Ryco

    Se ve que no hemos leído la misma novela. Disiento profundamente. Para empezar y para terminar la autora “murciana” es de Puertollano. A partir de ahí, la reseña se resiente inevitablemente.

    • Gabriel Neila

      Estimado Ryco:

      Transcribo literalmente una línea de la página de wikipedia de la autora:

      “Es profesora titular de filología inglesa (en excedencia) en la facultad de Letras de la Universidad de Murcia y vive en Cartagena.”

      Hay ocasiones en las que uno también puede sentirse del lugar en el que vive, ¿verdad? Por cierto, si me dieras las razones por las que crees que la reseña se resiente inevitablemente, podríamos debatir. De cualquier forma, te reto a que, dentro de un par de años, me recuerdes si “La templanza” ha pasado por el examen del tiempo. Aunque te pese, todos tenemos una opinión y la mía es que María Dueñas es autora de una novela, cuyo éxito no va a poder superar y es “El tiempo entre costuras”. El tiempo da y quita razones.

      Gracias por tu comentario,

      Gabriel

+ Deja tu Comentario