"La sonata del silencio" de Paloma Sánchez-Garnica

"La sonata del silencio" de Paloma Sánchez-Garnica


"La sonata del silencio" de Paloma Sánchez-Garnica

TítuloLa sonata del silencio

Autor: Paloma Sánchez-Garnica

Editorial: Planeta

Sinopsis: Marta Ribas tenía un futuro prometedor cuando conoció a Antonio, pero una lealtad mal entendida trastocará sus vidas. Cuando Antonio cae enfermo, Marta se ve obligada a ponerse a trabajar, exponiéndose a las murmuraciones del vecindario y a la indignación del esposo, humillado en su hombría. Pero a Marta se le presenta una inesperada oportunidad que le permitirá salvar su propia supervivencia y la de su hija, y encontrar, por fin, su lugar en el mundo.
La sonata del silencio es una novela de pasión, celos y sueños anhelados. Es la historia de una España de posguerra, de castañeras y carboneros, de cócteles en Chicote y de medias de nailon de estraperlo. Es un edificio cualquiera donde la riqueza y la pobreza, el triunfo y el fracaso solo están separados por un tabique.

(Extraída de http://www.planetadelibros.com/la-sonata-del-silencio-libro-118646.html)

Opinión: Normalmente no suelo leer novelas de gran número de páginas. Me agota ver pasar una historia por vericuetos imposibles y tener que asociar multitud de tramas que, en muchas ocasiones, suelen estar mal resueltas. Una de las últimas novelas de estas características que me gustó fue “El tiempo entre costuras” de María Dueñas. Su influencia ha sido de tal calibre que las editoriales se han vuelto locas en encontrar libros y autores que calquen los mismos patrones con los que ha triunfado Dueñas. Ya criticamos en este blog un caso parecido. Se trataba de las vulgares copias que surgieron al rebufo de “La sombra del viento” de Carlos Ruiz Zafón. Por más que pase el tiempo, seguirán surgiendo este tipo de fenómenos. Es labor de los lectores el saber distinguir sobre la valía de las novelas que tienen entre manos.

En el caso de la novela que os venimos a reseñar hoy, tengo que decir que nunca había leído ningún libro suyo. Paloma Sánchez-Garnica me resultaba un nombre familiar que iba teniendo cada vez más adeptos dentro del panorama narrativo patrio. Me decidí a adentrarme en “La sonata del silencio” porque trata una época que me apasiona, la postguerra española. Odio el hecho de que la gente critique a los novelistas que cuentan historias que suceden en este periodo. La posguerra marcó para siempre los designios de nuestro país dividiéndonos en dos bandos ideológicos y políticos irreconciliables, aunque cada vez con menos distancias. Eso hay que asumirlo. “La sonata del silencio” retrata de una manera muy detallada la situación de las mujeres en la posguerra española. Nos encontramos ante una novela que describe muy bien los ambientes de aquella época. También es cierto que la historia de Marta Ribas podría ser la de muchas otras mujeres. Es, por esta razón, que esta novela triunfará dentro del público femenino. Cualquier lectora que haya vivido u oído hablar de este periodo de la historia española podría sentirse identificada. El problema radica en que “La sonata del silencio” nos ofrece una historia que nos suena a repetido. Los personajes no distan de ser meros arquetipos que juegan papeles no muy novedosos. De todas formas, pasaré a analizar más detalladamente los pros y los contras de “La sonata del silencio”.

Los personajes de esta novela, como ya he dicho anteriormente, son meros arquetipos. Los hombres son o extraordinariamente pérfidos o brutos hasta el extremo. Las mujeres están retratadas como luchadoras ante un mundo adverso que no les permite desarrollarse. Hasta aquí todo estaría en orden. El problema radica en que el excesivo “buenismo” de los personajes femeninos y las excesivas cargas que llevan los personajes masculinos nos llevan a los lectores a pensar en que nos encontramos ante marionetas sin entidad propia. Me explico mejor. Por ejemplo, el personaje de Marta Ribas me recuerda a esa Sira Quiroga de “El tiempo entre costuras” que viniendo de un ámbito social deprimido logra por vicisitudes del destino llegar a codearse con personas de un estadio social y económico mucho más alto levantando las suspicacias de sus allegados. En otro orden de cosas, los personajes masculinos acaban siendo minusvalorados, maltratados y ridiculizados hasta la extenuación. Estos hechos le restan muchísima verosimilitud a la novela.

No tendría nada que objetar con respecto al estilo literario de Paloma Sánchez-Garnica. Sus frases son limpias, rápidas y certeras. Las más de 800 páginas de novela fluyen muy rápidamente porque el lector querrá saber cuál es el final de la historia de Marta Ribas aunque los más avispados se la puedan imaginar desde la mitad del libro. Es bien cierto que ese estilo rápido y sin complicaciones excesivas es el que le venía bien al libro. No me quiero imaginar lo tortuoso que hubiera sido seguir todas las tramas de la novela con un lenguaje preciosista y barroco. Además, hay que destacar que el habla de los personajes refleja muy bien el utilizado en aquella época. Por esta razón, el trabajo de documentación de la autora ha sido más que magnífico.

La trama y las diferentes subtramas de “La sonata del silencio” están muy bien engarzadas y los misterios están muy bien dosificados por la pericia de Sánchez-Garnica que demuestra ser una narradora de oficio. No obstante, desde mi punto de vista, hubiera echado en falta disminuir el número de historias paralelas que rodean a Marta Ribas. Si el propósito de la autora era echar el resto en la historia de amor y de celos de Marta Ribas, hubiera hecho falta reducir sensiblemente el número de páginas. La novela hubiera ganado, sin duda, en intensidad.

En definitiva, nos encontramos con una novela “La sonata del silencio” que, a pesar de estar bien narrada y de no perder el interés nos suena a ya leído. El influjo de “El tiempo entre costuras” está presente durante toda la lectura de la novela. No es que sea algo totalmente criticable el hecho de que “La sonata del silencio” sea el mismo tipo de novela que la de María Dueñas. El problema es que Sánchez-Garnica contaba con los moldes para hacer una novela rompedora y diferente, pero ha seguido apostando por patrones de éxito asegurado sin arriesgar nada. Es una verdadera lástima, puesto que la historia hubiera dado mucho de sí.

En resumen:

Aspectos positivos: “La sonata del silencio” es una novela bien narrada y muy adecuada para un amplio sector de lectoras que disfruten con historias de superación personal de mujeres que vienen de sectores deprimidos de la sociedad y que consiguen salir adelante llegando a codearse con personajes importantes en la sociedad de su época.

Aspectos negativos: Esta novela está demasiado influenciada por el éxito de novelas como “El tiempo entre costuras” y otras similares. La historia que nos cuenta Paloma Sánchez-Garnica podría haber dado mucho más de sí si se hubieran reducido el número de páginas y, por tanto, algunas de las subtramas que no aportan mucho al conjunto de la novela.

Os dejo, para aquel que quiera más información, una entrevista con la autora donde se revelan más secretos sobre su obra y sobre el proceso de gestación de “La sonata del silencio”.

Próxima reseña: “La luz de Candela” de Mónica Carrillo (Editorial Planeta)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo