"La mujer loca" de Juan José Millás

"La mujer loca" de Juan José Millás


"La mujer loca" de Juan José Millás

Título: La mujer loca

Autor: Juan José Millás

Editorial: Seix Barral

SinopsisJulia trabaja en una pescadería y de noche estudia gramática porque está enamorada de su jefe, que en realidad es filólogo. En sus ratos libres, la joven ayuda en el cuidado de una enferma terminal, Emérita, en cuya casa coincide con Millás, que está haciendo un reportaje sobre la eutanasia. Durante sus visitas, el escritor se siente atraído por la idea de novelar la vida de Julia, aunque para lograrlo deberá enfrentarse a su bloqueo creativo con la ayuda de una psicoterapeuta. La realidad trastoca los planes del escritor cuando Emérita revela un secreto que ha guardado celosamente toda su vida. Lo que había comenzado como una crónica periodística se convierte entonces en una suerte de novela en la que él se verá involucrado como personaje.
El mejor Juan José Millás regresa a la novela con La mujer loca, una historia en la que el lector habrá de decidir qué es verdadero y qué es falso, una investigación sobre los límites de la realidad y la ficción en una obra que condensa la esencia del maestro de la extrañeza: humor inteligente, diálogos excepcionales y una escritura provocativa. Un ejercicio de honestidad con el que afronta sus cuitas como autor desde la verosimilitud de la pura ficción.

(Extraída de http://www.planetadelibros.com/la-mujer-loca-libro-115905.html)

Opinión: Hacer una reseña de una novela de Juan José Millás no es tarea fácil. Sus obras suponen un reto muy importante para los lectores, puesto que nos plantea situaciones no simpre fáciles y que están fuera de toda lógica. Una de las primeras obras que leí de Millás fue “El mundo”, brillante libro galardonado con el Premio Planeta ya hace unos años. Me gustó tanto que cuando me enteré de la publicación de esta nueva obra, no dudé en adentrarme en su lectura. En rasgos generales, “La mujer loca” contiene un universo kafkiano tan acusado que enriquece la obra hasta llevarla por derroteros inimaginables. Estamos ante una creación “made in Millás”. Ningún escritor actual sería capaz de haberse presentado ante los lectores con una obra tan original, creativa, extraña y auténtica como esta que os reseñamos hoy.

“La mujer loca” nos cuenta la historia de una mujer llamada Julia que tiene extraños sueños relacionados con la gramática y que está enamorada de su jefe que es pescadero y filólogo. Julia trabaja también cuidando a Emérita, una enferma terminal que está siendo entrevistada por Juan José Millás. A partir de este momento se comenzará a entremezclar una historia a tres bandas que está llena de elementos humorísticos, reflexivos, surreales y satíricos muy típicos de la literatura de Millás. Los lectores a los que les guste el estilo del escritor madrileño no duden en adentrarse en esta obra. El universo de Millás es como los buenos vinos, mejora con los años.  Se nota la maestría del autor a la hora de presentar de forma verosímil unas escenas que se desarrollan de forma surrealista.

En esta reseña trataré de dar algo de información para aquellos lectores que quieran adentrarse en la historia de Julia, Emérita y el propio alter ego de Juan José Millás. Les advierto de antemano que nos encontramos con una historia que extraña y juega con nosotros. Absténganse de leer esta novela aquellos lectores que estén acostumbrados a los típicos bestsellers al uso. Hay que tener una mente muy abierta y estar dispuesto a sorprenderse a cada paso antes de adentrarse en “La mujer loca”. De todas formas, les aseguro que no se arrepentirán de haber comenzado este viaje. Hay veces que conviene leer algo diferente a lo rutinario, ¿no creen?

Si analizamos la trama de “La mujer loca”, tendremos que analizar la facilidad con la que Millás ha construído un artefacto narrativo muy complejo. Esta novela funciona por la facilidad con la que se lee. Incluso las escenas más inverosímiles nos gustan porque el autor no ha rebajado ninguna sorpresa o momento de tensión que permita a los lectores seguir a través de sus páginas. “La mujer loca” interesa porque presenta un universo de personajes muy propio del estilo literario del autor y con unas actuaciones que no nos pillan desprevenidos. Dado que nos encontramos con una novela de una extensión no muy larga, el autor ha ido al grano en muchos de los momentos de tensión narrativo. Este hecho lo agradecen mucho los lectores que serán partícipes sin dudarlo de la historia de Julia y Millás. Asimismo, habría que agradecer al autor lo bien diseñadas que están las escenas relacionadas con los sueños. Los lectores nos veremos inmersos en ellas sin cuestionarnos la verosimilitud de lo que estamos afrontando. En las novelas de Millás, todo vale. Únicamente nos tenemos que dejar llevar.

El estilo literario de Millás sobra calificarlo. Es verdadero y envidiable. El trabajo léxico que ha llevado a cabo a lo largo de este libro es soberbio. El autor juega con las palabras al igual que el personaje de Julia al comienzo de la novela. Es ahí donde reside el éxito de “La mujer loca”. El comienzo de la novela es realmente divertido y nos hace reflexionar sobre la profundidad de nuestra lengua teniendo en cuenta las palabras que la conforman. Asimismo, habría que mencionar que el autor no juega con unas imágenes literarias muy oscuras que dificulten la comprensión de la historia. Sí es cierto que el vocabulario es preciosista y lleno de color, pero la labor del lector es saber discernir entre el valor de la trama que Millás nos cuenta y el valor literario del lenguaje utilizado. Ya les digo que no sabría distinguir cuál de estas dos ideas tiene más importancia en “La mujer loca”.

Por último habría que analizar la importancia que tienen los personajes en “La mujer loca”. Se nota, una vez terminado el libro, que Millás es un verdadero maestro a la hora de analizar el perfil psicológico de sus personajes. Por esta razón, hay que avisar que nos encontramos con personajes tan verosímiles que parecen reales. Tienen dudas, se cuestionan a sí mismos, eligen de manera equivocada o de manera correcta… Estamos ante una novela llena de personajes que van más allá de la ficción. Julia, Emérita, el jefe de Julia o el mismo Millás son tan reales que nos llegan a asustar. El único hecho reseñable es que Millás ha dado una vuelta de tuerca a su descripción hasta el punto de llegar a considerarlos más que reales. Se les podría denominar como “hiperreales”. Los diálogos, además, son acertados y coherentes. Van al detalle y no cansan al lector que está deseoso de saber cómo se desarrollan los acontecimientos. Sabemos que Julia es la mujer loca, comprendemos que Emérita se quiera suicidar, somos partícipes del sentimiento de extrañeza del jefe de Julia ante una empleada tan peculiar y empatizamos con la desorientación vital y literaria que tiene el personaje de Millás ante su futuro. En definitiva, los personajes son uno de los verdaderos puntos fuertes de este libro.

En resumen

Aspectos positivos: “La mujer loca” es una novela diferente, divertida, extraña, que nos hace pensar y cuestionarnos a nosotros mismos. Tiene unos personajes interesantes y bien descritos con los cuales podemos empatizar sin problemas y, sobre todo, nos hace partícipes de la importancia que tiene nuestra lengua. Me quedo con esa reflexión que subyace a lo largo de todo el libro.

Aspectos negativos: Como ya he dicho antes, “La mujer loca” no estaría recomendada para aquellos lectores que estén acostumbrados a tramas vertiginosas preparadas de antemano y a obras de cartón-piedra que suelen copar las listas de los más vendidos. “La mujer loca” es un soplo de aire fresco para cualquier lector. Hay que arriesgarse antes de adentrarse en ella. Les aseguro que no se arrepentirán de la apuesta.

A modo de conclusión os dejo una entrevista con Juan José Millás en la que se habla del proceso de creación de “La mujer loca”. Creo que os gustará y os servirá para comprender mejor esta obra. Os lo aseguro.

Próxima reseña:”Gatos pardos” de Vicente Baratas (Grupo editorial Sial-Pigmalión)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo