“La larga noche” de Carmen Amoraga

“La larga noche” de Carmen Amoraga


16944620--644x362Título: La larga noche

Autor: Carmen Amoraga

Editorial: Algaida

Sinopsis: A principios del siglo xx, los hermanos Tavares —dos conocidos cineastas catalanes— reciben el encargo de un misterioso caballero de Madrid, que les soli¬cita una serie de películas pornográficas destinadas a una alta autoridad del Estado. El rodaje reunirá a Candela la China, la más afamada prostituta de Barcelona, a Oriol Mora, un dandy de dudosas inclinaciones sexuales, y a Bruno Bonet, un operador de cámara misántropo. Pronto descubrirán que, tras la desinhibición sexual en la que viven, se oculta una profunda infelicidad. La larga noche es una novela sobre la carnalidad del amor. Sentidos y sentimientos se confunden en las vidas de unos personajes que no dejan, a pesar de todo, de buscar la felicidad. Como en las novelas anteriores de Carmen Amoraga, erotismo, sensualidad y ternura se conjugan en una visión literaria sugerente y perturbadora del amor.

(Extraída de la página web de la editorial http://novela.algaida.es/buscador.php?buscar=la+larga+noche)

Opinión: Llega la hora de volver a darle una oportunidad en este blog a una novela de una escritora que nos gusta mucho. Se trata de la valenciana Carmen Amoraga, ganadora del Premio Nadal 2014 y finalista del Premio Planeta 2011, y de su tercera novela “La larga noche”. Me hice con un ejemplar de esta novela ya hace algunos meses, debido a una reedición que llevó a cabo la editorial siguiendo el rebufo del éxito de la novela erótica que nos está arrasando el panorama literario de nuestro país. De todas formas, amigos, no se dejen engañar por esto que les acabo de decir ni por la más que directa portada de esta edición de la obra de Amoraga. “La larga noche” es una novela con un alto contenido erótico y sexual, pero no llega a ser la parte más importante. Estamos ante un trabajo lleno de psicología y de buen hacer a la hora de diseñar unos personajes más que interesantes. Amoraga nos regala, en esta ocasión, un libro coral lleno de personajes marginales y nocturnos que tratan de sobrevivir en la Barcelona de principios del siglo XX. Todos ellos se dedican al rodaje de películas pornográficas que serán utilizadas para el disfrute de un misterioso caballero de dudosa reputación y mucho poder.

Los que ya seguimos con asiduidad las novelas de Carmen Amoraga, nos encontraremos con un universo muy similar y con un estilo literario muy definido. Bien es cierto que la autora valenciana despuntó con una primera novela que también os recomendamos en este blog hace tiempo, “Para que nada se pierda“, y que se alineaba en un estilo literario más afín al realismo mágico. No obstante, a partir de la segunda novela “Todas las caricias” ha ido puliendo unas obras en las que importa mucho más la psicología de los personajes y su propósito de superación ante las vicisitudes que les va poniendo por delante la vida. Se me vienen a la cabeza ejemplos como la enfermedad que pudimos leer en “El tiempo mientras tanto” o la superación del duelo en su más reciente “La vida era eso“. En esta ocasión el conflicto de “La larga noche” viene a colación con la búsqueda de la felicidad de los personajes. Todos son infelices y acomplejados en cierta forma. Poco a poco irán superando esos miedos con la intención de llegar a ser completamente felices.

Antes de analizar con más detalle los aspectos más destacados de esta tercera novela de Carmen Amoraga, permítanme hacer una reflexión en voz alta. Es una verdadera lástima que el mercado editorial devore libros a marchas insospechadas. Esta novela, que se vino a publicar allá por el año 2000, corrió una suerte dispar. Quizás el hándicap más importante que tuvo que acarrear fue el de contar con el nombre de una autora no muy conocida por aquel momento. También quiero criticar el oportunismo de la editorial a la hora de la reedición. La portada tan fuera de lugar que ha colocado en esta ocasión da lugar a pensar que el contenido del libro les ha importado muy poco. Lo único que han pretendido es vender un puñado de ejemplares ante lectores confundidos que crean que “La larga noche” tiene algo que ver con la infausta “Cincuenta sombras de Grey”. ¡En fin! Estamos acostumbrados a estas tretas editoriales, así que no tenemos por qué extrañarnos.

1905-1_2464¿Por qué les recomiendo “La larga noche” después de todo este tiempo? Creo que es una lectura que no pasa de moda y que cuenta con una historia y un ambiente muy poco tratado entre los novelistas de nuestro país. Por un lado, la reconstrucción del ambiente nocturno y oscuro de los bajos fondos barceloneses de principios de siglo es absolutamente arrebatador. Los lectores nos preguntaremos una y otra vez si pudo llegar a existir en realidad esa red de películas pornográficas para solazar los instintos más bajos de los poderosos de la época. Por otra parte, aseguro a los lectores que ya conozcan las obras de la autora valenciana que “La larga noche” será muy de su agrado. Sigue los principios de todas sus obras en las que plantea una historia llena de perdedores, pero con un atisbo de esperanza en sus líneas.

En cuanto a los personajes, tendría mucho que contarles, pero no es cuestión de aburrirles con datos. La historia de Bruno, ese feo cámara de películas pornográficas, que se siente acomplejado por su físico y que está enamorado de la protagonista Candela dará mucho juego en la trama de la novela. A su vez, Candela cumple el prototipo de personaje hecho a sí mismo. Al venir de un estrato social muy bajo solo encuentra posible sobrevivir en la capital barcelonesa, protagonizando películas y trabajando en prostíbulos donde vende su cuerpo al mejor postor. Por último, también cabría destacar a Oriol, que, desde mi punto de vista, es un personaje realmente sorprendente. Pese a tener la apariencia de ser un conquistador rompecorazones, cuando profundicemos en la lectura de “La larga noche” nos daremos cuenta de que tiene un secreto oculto que no quiere que se conozca para no perder su reputación: es, en realidad, un hombre homosexual que no se atreve a vivir su vida en completa felicidad. Todos estos personajes forman un caleidoscopio construído a lo largo de una trama que mantiene la tensión a lo largo de todas sus páginas. “La larga noche”, por tanto, es una novela sentimental, sensible, tierna, fuerte, dura, sexual, valiente y que resquebraja toda clase de prejuicios. Y, por si todo esto fuera poco, es verosímil y tiene una prosa fluída y con mucha fuerza. ¿Qué más podemos pedir?

En definitiva, teniendo en cuenta todo lo que les acabo de decir, les aseguro que merece la pena que rescaten del maremágnum editorial “La larga noche” y le den una oportunidad. Es una obra diferente y que les va a sorprender. Aquellos lectores que se echen para atrás por el supuesto argumento erótico de “La larga noche” se arrepentirán. Esta es una pequeña joya que confirma a Carmen Amoraga como una escritora a tener muy en cuenta.

Antes de concluir, os dejo una entrevista con Carmen Amoraga en la que reflexiona sobre el mundo literario. Os servirá para aquellos que no conozcáis sus obras. Os recomiendo cualquiera de ellas. Os aseguro un buen rato de provechosa lectura bajo la sabia pluma de una de nuestras mejores escritoras actuales. ¡Salid corriendo a vuestra librería más próxima! Carmen Amoraga es una apuesta segura.

ENTREVISTA CON CARMEN AMORAGA

Próxima reseña en “Recuperamos obras”: “Una tienda en París” de Máxim Huerta

+ No hay comentarios

Añade el tuyo