"La berlina de Prim" de Ian Gibson

"La berlina de Prim" de Ian Gibson


"La berlina de Prim" de Ian Gibson

Título: La berlina de Prim

Autor: Ian Gibson

Editorial: Planeta

Novela ganadora del Premio Fernando Lara 2012

Sinopsis: Principios de septiembre de 1873. La Primera República, con apenas nueve meses de vida, agoniza. El periodista Patrick Boyd llega a España con una misión: aclarar el asesinato, tres años antes, de suamigo el general Prim, presidente del Gobierno y el hombre más poderoso del país. Patrick, hijo ilegítimode una joven andaluza y del irlandés Robert Boyd, fusilado en Málaga al lado de Torrijos y cincuenta compañeros, está decidido a descubrir quién o quiénes maquinaron el magnicidio que cambió el destino de España. Su trepidante búsqueda detectivesca, con epicentro en Madrid, lo lleva desde Sevilla a Francia, y termina otra vez por tierras andaluzas, en vísperas del golpe militar que acabará durante más de medio siglo con el sueño republicano.

(Extraída de http://www.planetadelibros.com/la-berlina-de-prim-libro-67979.html)

Opinión: “La berlina de Prim” es de los típicos libros que vas dejando pasar sin ninguna razón aparente. El autor transmite la seguridad de estar ante un trabajo bien hecho. Ian Gibson es uno de los hispanistas más conocidos en nuestro país ya desde hace muchos años. Se ha labrado una carrera muy meritoria gracias, entre otras muchas cosas, a sus biografías de personajes de la Generación del 27 como Federico García Lorca o Salvador Dalí. Ya publicó alguna que otra novela hace un tiempo, pero pasó desapercibida por el maremágnum del mundo editorial de nuestro país. Desgraciadamente, creo que “La berlina de Prim” pasará a engrosar ese ya gran listado de novelas que van a pasar al olvido. Esta obra de Ian Gibson contiene un excelente trabajo de documentación, pero falla estrepitosamente en el desarrollo de la trama y en el acartonamiento de los personajes que se nos describen.

Es una verdadera lástima que Ian Gibson no haya acertado con este libro, pero en ningún momento ha sido capaz de quitarse de encima la pátina de historiador. Los lectores nos veremos abrumados por la cantidad de datos que se nos proporcionan. Es evidente que Ian Gibson tiene un estilo literario limpio y certero, pero es incapaz de presentarnos un artefacto narrativo con unos personajes medianamente creíbles. No quisiera pensar que el autor ha publicado en forma de novela una obra que sería mejor que estuviera destinada para un ensayo. Todo el mundo es consciente de que la ficción es un territorio mucho más comercial hoy en día que el ensayo histórico.

Por eso, cada vez hacen más falta en nuestro país novelistas que sean capaces de contarnos  momentos históricos que desconozcamos. Es un hecho que es mucho más fácil contar un período desconocido a través de una novela que a través de un ensayo. Ian Gibson ha partido de uno de los momentos más interesantes de la historia de España, el siglo XIX. Ya era hora de que en la literatura en lengua española hubiera obras que no sólamente describieran la consabida Guerra Civil. Tengamos todo lo que acabo de contar en mente y pasemos ahora a analizar esos puntos mejorables que hemos encontrado después de la lectura de “La berlina de Prim”.

Si analizamos la trama de la novela, debemos destacar, como ya he destacado anteriormente, el enorme trabajo de documentación histórica que ha llevado a cabo Ian Gibson. Es evidente que el autor es uno de los mejores en su campo y se nota. Los diálogos de los personajes huelen a español de épocas pasadas y las actuaciones que llevan a cabo dejan entrever muy fácilmente a los lectores la ideología y los valores imperantes en la España de aquella época.  También tenemos que destacar que “La berlina de Prim” bebe tanto de la novela histórica como del más puro thriller de intriga. Los sospechosos del asesinato de Prim van apareciendo de manera ordenada a lo largo de las páginas de la novela hasta su conclusión en un paraje tan bello como el Coto de Doñana. No obstante, para mi gusto, la resolución de la historia viene un poco forzada por haber atado la novela tan directamente a la estructura de la más pura novela de misterio. O eres Agatha Christie o quieres contar una época histórica y la situación de nuestro país en el siglo XIX. MEzclar ambas ideas puede ser un poco peligroso. Los lectores lo comprobarán cuando terminen las páginas de “La berlina de Prim”.

En cuanto a los personajes, debemos decir que es el punto más mejorable de todo el libro. Gibson no ha sido capaz de presentarnos unos personajes creíbles. Desde mi punto de vista, el autor ha echado el resto en la documentación histórica y ha abandonado a sus criaturas literarias a su suerte. Patrick Boyd, el protagonista principal del libro, es el único que podría considerarse como una creación más amplia y perfecta en términos literarios. Si vamos a ahondar un poco más en los personajes secundarios, encontraremos algún problema. Contar con secundarios de lujo como Benito Pérez Galdós, Antonio María de Orleans y un largo etcétera ha sido un peso para el autor que ha lastrado el resultado final del libro. No obstante, debemos tener en cuenta que hay una línea muy delgada que separa la ficción pura y la autoficción. Por eso, los personajes de esta novela distraen al lector con sus actuaciones.

Si pasamos a debatir sobre el estilo literario de Ian Gibson en esta novela, llegaremos a puntos de acuerdo con total seguridad. Gibson tiene mucho oficio detrás. Un libro suyo es garantía de un lenguaje adecuado y de un léxico puro y cuidado. Podríamos decir que “La berlina de Prim” tiene un estilo narrativo y descriptivo correcto. Por ejemplo, el autor debería haber prestado más atención a elementos literarios como la situación y los lugares donde transcurren las acciones. En cambio, ha preferido centrarse en novelar los hechos históricos en los que se ha documentado. Sigo creyendo que “La berlina de Prim”, por todas estas razones, hubiera ganado mucho más como un ensayo en el que se nos contara este aspecto desconocido de la historia de nuestro país en el siglo XIX como es el asesinato del General Prim.

En definitiva…

Aspectos positivos: “La berlina de Prim” es una lección de historia de España. El autor nos ha presentado un periodo muy poco conocido mediante una documentación minuciosa y coherente. Es un libro ideal para amantes de las novelas históricas.

Aspectos negativos: Este último libro de Ian Gibson cojea cuando intenta introducir elementos de novela de misterio en la narración histórica. La trama es excesiva y forzada. Los personajes están acartonados y no cumplen su función a lo largo de la trama. Ian Gibson tenía un artefacto narrativo de primer orden, pero que ha fallado sin dudarlo.

A modo de conclusión os dejo dos entrevistas con Ian Gibson que os servirán para saber un poco más sobre el autor y sobre el proceso de creación de esta novela que os hemos reseñado hoy. Espero que os sean de utilidad.

Próxima reseña: “Cuando el pasado nos encuentre” de Olga Rico (Editorial Círculo Rojo)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo