"Gatos pardos" de Vicente Baratas

"Gatos pardos" de Vicente Baratas


"Gatos pardos" de Vicente Baratas

Título: Gatos pardos

Autor: Vicente Baratas

Editorial: Sial-Pigmalión

Sinopsis: ¿A quién no le han propuesto alguna vez abandonar su puesto de trabajo e ir a tomar algo a un garito cercano? La tentación puede ser grande, sobre todo si te encuentras a dos días de casarte y nadie se ha molestado en preparar nada parecido a una despedida de soltero.

No tendría por qué haber ningún problema, a no ser que a tu acompañante se le suba la sobredosis de libertad a la cabeza y decida darte esquinazo para correr detrás de las primeras faldas que se le cruzan. Podrías mandarlo al carajo y regresar al curro tú solo pero es que es él quien lleva consigo las llaves del edificio, tu única manera de regresar al trabajo sin ser descubierto en plena escaqueada.

Sumérgete de lleno en el universo de Gatos pardos. Transexuales deshonestas, prostitutas canallas y porteros de discoteca cabreados aderezan una comedia que discurre por los rincones más oscuros y desvergonzados de la noche madrileña.

(Sinopsis extraída de la página web del autor)

Opinión: Todos los que paráis por este blog sabéis que no soy un lector asiduo de comedias. No me siento cómodo en este género, pero tampoco sabría explicar el porqué. Quizás no he conocido ningún autor de comedia que me haya llenado hasta este momento. ¿Quién sabe? La cuestión es que, hace algunos meses, por cuestiones de azar llegó a mis oídos la publicación de estos Gatos pardos, una novela con tintes de comedia que retrata las peripecias de dos personajes en la noche de Madrid. Era una obra de un autor novel como yo. ¿Por qué no asistir a la presentación y darle una oportunidad a este libro?

Cuando conocí al autor en el citado acto, me llamó la atención su discurso cercano y la historia que contaba en estos Gatos pardos. Me gustó mucho saber de antemano que se trata de una comedia de tintes canallas. Al no ser un fanático del género de al comedia, me tranquilizaba el hecho de que no me iba a encontrar con un libro al uso dentro de los cánones preestablecidos. Asimismo, me enamoró la portada de este novela. Tiene algo de enigmático que invita a la lectura irremediablemente.

Una vez concluida la lectura de la novela, he de decirles que me ha encantado. Gatos pardos es uno de los libros que me ha proporcionado más carcajadas en mucho tiempo. He de advertirles que su contenido es políticamente incorrecto. Su humor es muy bestia, pero adecuado a la situación que se narra. Es de agradecer que Vicente Baratas haya tenido la valentía de lanzarse al ruedo literario con una comedia tan directa, tan magistralmente escrita y tan fuera de lo que se espera de una novela dentro de este género. Además, lo que es mucho más importante es la maestría con la que el autor ha dotado de realidad y verosimilitud a unos personajes y una ciudad que podrían perfectamente formar parte de la realidad que nos rodea. ¿Quién de nosotros no ha pensado alguna vez romper con la monotonía y vivir una noche loca? Pollo y Pruden, la pareja protagonista lo hace y los lectores seremos partícipes de sus peripecias a lo largo de una noche por los bares de Madrid. No obstante, pasemos a analizar detenidamente las virtudes de estos Gatos pardos que tan gratamente me han sorprendido.

Gatos pardos es una novela con una trama absolutamente vertiginosa y llena de interés. La maestría del autor nos hace seguir las peripecias nocturnas de Pruden y Eli sin descanso. Los lectores nos veremos sorprendidos en todo momento, puesto que nunca sabemos si los dos personajes van a salir vivos de cada una de las escenas que se nos narran. Los capítulos de la novela son cortos, concisos y llenos de acción. El azar y el papel que juega el subconsciente en nuestros actos son dos de los temas principales de esta historia en la que hay de todo: chulos, prostitutas, nazis, cantantes eurovisivos, groupies histéricas, compañeras pelmas de trabajo, jefes prepotentes, porteros de discoteca violentos,… ¿Alguien da más?

Son, por cierto, estos personajes uno de los puntos más positivos y mejor desarrollados de la novela. Cada uno de ellos tiene su importancia y juega un papel imprescindible en el desarrollo de la acción. Evidentemente, Pruden y Pollo son la pareja que lleva el peso de la acción. Son absolutamente complementarios. Uno es el espejo donde el otro se mira. Pollo es el trabajador responsable y Pruden es el canalla que se atreve con todo debido a su inminente despido de la empresa.

A ellos les rodean un grupo de secundarios de gran nivel. Gracias a todo este conjunto de personajes, Vicente Baratas ha sabido introducir con gran maestría un montón de temas sociales que enriquecen la novela mucho. De todas formas, no busquen corrección en Gatos pardos. Pruden y Pollo son personajes excesivos. Uno quiere llevar a cabo sus deseos más ocultos y reprimidos y el otro es incapaz de decir “no” mientras se deja llevar por los azarosos designios de la noche de Madrid.

Es en este tema donde quiero ahondar un poco más. Gatos pardos es una novela llena de piel, de corazón, de olor y de verdad. No hay impostura en esta historia y es aquí donde radica su éxito, desde mi punto de vista. Cuando los lectores acaben de leer la novela serán capaces de reconocer a estos personajes y los ambientes en los que se mueven. También juega un papel importante la ciudad de Madrid como personaje. Se nota que el autor ha querido cuidar milimetricamente las descripciones en la novela. Son de un nivel superior. Se lo aseguro.

Por último, también me gustaría destacar el trabajo léxico tan importante que ha hecho el autor en esta novela. Los diálogos son directos, concisos y, sobre todo, verosímiles. Además, el estilo del autor es muy adecuado. No encontrarán figuras literarias que dificulten la comprensión de una historia que es un verdadero bombón. Hay que saber valorar la maestría de Vicente Baratas a la hora de llevar esto al campo de la ficción de una manera tan directa y cercana al día a día de cualquiera que conozca la vida nocturna de Madrid.

En definitiva…

Aspectos positivos: Gatos pardos es una novela con una trama vertiginosa e interesante. Los personajes son tan reales que parecen de carne y hueso. Además, la ciudad de Madrid muy pocas veces ha estado tan bien retratada en la literatura española actual. Les garantizo que no pararán de reir a lo largo de las páginas de este libro. Es un manual para entender los usos y costumbres de la vida nocturna de la capital de España narrado de una forma directa y verosímil. ¿Alguien da más? Por si todo esto fuera poco, el autor de la novela se ha estrenado en el panorama literario español, así que apunten su nombre. Sus obras nos darán buenas horas de lectura de ahora en adelante. Se lo aseguro.

Aspectos negativos: Si usted tiene algún prejuicio a la hora de leer una novela, absténgase de adentrarse en el universo de Gatos pardos. Para disfrutar de este libro, hay que saber dejarse llevar y sentir cada uno de los vaivenes que sufren los personajes. Lo dicho, si usted no es un lector lo suficientemente valiente, Gatos pardos no es su novela.

A modo de conclusión, os dejo un link con una entrevista con el autor y el booktrailer de la novela. Creo que, cuando los veáis, entenderéis a la perfección el universo arrebatador y canalla de esta novela que os he reseñado hoy. Gatos pardos es una comedia que merece mucho la pena. No dudéis en leerla. No os arrepentiréis.

Próxima reseña: “Bajo un mismo cielo” de Ondina Zea (Grupo editorial Sial-Pigmalión)

2 Comentarios

Añade el tuyo
  1. Gabi Neila

    ¡Ay! Había olvidado pasarte la reseña, Vicente. Gracias por tu extenso comentario. Lo mejor de los comentarios de los lectores son las interpretaciones que tiene cada uno. A veces sorprenden.

  2. Vicente Baratas Martín [Visitante]

    Hola, Gabriel. Muchísimas gracias por la reseña y felicidades por tufantástico blog.

    ¡Madre mía! Como tú bien dices, acabo de arrancar en el mundo editorial y todavía me sorprende leer o escuchar las diversas interpretaciones que los lectores pueden hacer de mis textos. Me ha encantado lo que escribiste sobre el papel que juega el subconsciente en el devenir de los personajes de Gatos pardos. Realmente es así. Por lo menos en el caso de Pollo, el protagonista. En él he querido dejar reflejada esa parte de mí que, a veces, queriendo irme a casa o estar en otro lugar, me obliga a dejarme llevar por las compañías para tomar esa “última copita” a la que tan aficionados somos los españoles en nuestra faceta noctámbula.

    Sin embargo, hay personas que no lo ven así. No hace mucho, una amiga y lectora (eneste orden) me comentaba que el Pruden era un canalla por hacer todas las cosas que hacía durante la novela, pero que el que realmente se llevaba la palma era el Pollo, tan buenecito que parece que no ha roto un plato en su vida y luego resulta ser un canalla en toda regla, escapándose del trabajo, alternando con prostitutas y consumiendo todo tipo de sustancias de dudosa procedencia a dos días de casarse. ¡Claro, con la tontería de “yo es que no sé decir que no”, se pega la vida padre el tío!

    Y, la verdad, creo que esta chica tenía tanta razón como tú. En mi opinión, Pollo es un personaje bastante complejo que se presta a todo tipo de interpretaciones. Por eso, a lo mejor, resulta tan divertido verlo recibiendo collejas y vapuleado por todas partes, siempre expuesto a las inmisericordes voluntades del resto de personajes del elenco.

+ Deja tu Comentario