“Enemigo innúmero” de Carlos Soto

“Enemigo innúmero” de Carlos Soto


"Enemigo innúmero" de Carlos Soto

Título: Enemigo innúmero

Autor: Carlos Soto

Editorial: Playa de Ákaba

Argumento: “La vida es una cacería incesante…”, con estas palabras de Schopenhauer se abre una novela única, inclasificable, absolutamente original en el panorama de la narrativa española contemporánea. Con una escritura acerada y brillante, rigurosa y exigente en cada pliegue, Carlos Soto entrega la febril historia de un monstruo que caza y sufre, en el delirante marco de un crucero para singles por el Mediterráneo.
En sus páginas hay espacio para la misantropía y la ternura más extremas, para el humor descacharrante con guiños filosóficos a iconos de la cultura popular como Tom y Jerry o Silver Surfer, y para el homenaje a maestros de la ficción fantástica como Bradbury, Lem o el olvidado y deslumbrante W.H. Hodgson. Un festín de literatura, entre el thriller terrorífico y la parábola metafísica, del que ningún lector que lo sea de veras saldrá indemne.

(Extraído de la página web de la editorial)

Opinión: Hay libros que desencantan, otros que te acompañan a lo largo de una vida y otros que pasan sin pena ni gloria. “Enemigo innúmero” ocuparía este último grupo sin lugar a dudas. He de reconocer que me ha costado muchísimo trabajo terminarlo y, cuando lo he hecho, no tengo mucho que decir sobre él. Los personajes de la novela actúan de manera irreflexiva, su historia es completamente imposible para seguir y el vocabulario es excesivo y elevado. Todos estos hechos hacen que “Enemigo innúmero” sea una novela no recomendable para el gran público. Cuando acabé de leerla, lo primero que se me pasó por la cabeza es el tremendo riesgo que corren los editores de Playa de Ákaba abriendo su colección de narrativa con esta alocada novela.

La historia está narrada en primera persona por un personaje perturbado que se embarca en un crucero para singles. Los lectores nunca vamos a confiar en lo que se nos está contando porque la actuación de este personaje principal es completamente irreflexiva. El juego que plantea Carlos Soto con este personaje puede resultar atrayente en un primer momento, pero cansa hasta la extenuación cuando uno acaba las 368 páginas de la novela.

Como ya os he contado, el lenguaje de “Enemigo innumero” no ayuda para nada a la mejor comprensión del texto. Incluso llega a chirriar la constante presencia de repeticiones y cacofonías a lo largo del libro. El estilo literario de Carlos Soto también es muy pero que muy pesado. No hay acción y, cuando la hay, se circunscribe a las mínimas ocurrencias del personaje principal.

Por último, también me gustaría comentar que esta novela contiene una inmensidad de datos y referencias culturales que imposibilitan su lectura a cualquier persona que no esté acostumbrada a ellos. Como ya he dicho anteriormente, “Enemigo Innumero” es una novela de excesos. Hay personajes que actúan de una manera excesivamente incoherente, con un lenguaje excesivamente impostado, una historia excesivamente abstrusa y con demasiados referentes que no aportan nada ni al libro ni al estilo literario del autor.

Dudo que si la editorial Playa de Ákaba continúa corriendo este tipo de riesgos en la publicación de novedades, vaya a tener un gran éxito que la haga perpetuarse en los estantes de las librerías españolas. “Enemigo Innumero” me ha recordado mucho a la archiconocida y caída en el olvido “Nocilla Dream” de Agustín Fernández Mallo. Son obras que intentan romper los esquemas y los patrones de la novela tradicional. La cuestión que no tienen en cuenta estos autores es la importancia de la recepción de los lectores. Esta novela agotará a cualquier persona que tenga gusto por la ficción tradicional. Para mí, por lo menos, ha sido una tortura.

En definitiva …

Aspectos positivos: Es cierto que la novela contiene algunos elementos humorísticos que pueden causar momentos divertidos, pero en ningún momento se podrían considerar como descacharrantes tal y como el novelista Lorenzo Silva anuncia en el prólogo a este libro.

Aspectos negativos: Esta novela contiene una historia aburrida, unos personajes desvaídos y poco cercanos para cualquier lector. Además, el estilo de Carlos Soto es difícil de digerir para el público debido a la gran cantidad de repeticiones y elementos difusos que se pueden encontrar en “Enemigo Innumero”.

De todas formas, os dejo un link de una entrevista con el autor para aquel que quiera conocer algo más sobre este libro.

http://playadeakaba.blogspot.com.es/2013/07/tracking-entrevista-carlos-soto-autor.html

Próxima lectura: “El despertar de la señorita Prim” de Natalia Sanmartín Fenollera (Editorial Planeta)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo