"El buen hijo" de Ángeles González-Sinde

"El buen hijo" de Ángeles González-Sinde


"El buen hijo" de Ángeles González-Sinde

Título: “El buen hijo”

AutorÁngeles González-Sinde

EditorialPlaneta

Finalista del Premio Planeta 2013

SinopsisA sus 37 años Vicente sigue compartiendo vida y negocio con su madre. Quiere que todo cambie, pero no sabe cómo hacerlo. ¿Quién te enseña lo que no sabes? ¿Dónde se aprende a vivir mejor? A pesar de ser un tipo al que todos aprecian, tiene un importante talón de Aquiles: su indecisión y su afán por complacer a todos, lo que le lleva a enmarañarse en relaciones afectivas confusas. Un accidente doméstico deja a su progenitora impedida temporalmente, momento que Vicente aprovecha para revolucionar su vida de la manera menos inteligente posible: enamorándose de Corina, la asistenta, cuya personalidad no es tan clara como parece.

(Extraída de http://www.planetadelibros.com/el-buen-hijo-libro-113124.html)

Opinión: Después de toda la tormenta mediática que le ha supuesto a Ángeles González-Sinde el galardón de finalista del Premio Planeta 2013, me he decidido a leer su novela. He intentado alejarme del personaje público de Ministra polémica para centrarme en “El buen hijo” pero no sé si lo habré conseguido. A grandes rasgos tengo que decir que esta obra de Ángeles González-Sinde no es una mala novela pero tampoco es buena. Todo el libro está rodeado de un halo tan gris que hace deslucir todo el conjunto de la historia. Ésta remonta hacia el final con algunos momentos de cierta garra narrativa donde Sinde hace gala de su oficio de guionista. Tendríamos que hacer una mención aparte de este tema si nos preguntamos hasta qué punto las novelas presentadas este año al Premio Planeta eran mejores o peores que “El buen hijo”. Esta cuestión nunca la podremos resolver pero la dejo en el aire.

González-Sinde nos cuenta la historia de un buen hombre cercano a los cuarenta años. Todavía vive con su madre que ejerce un férreo marcaje hacia su vida. Además, regenta una papelería que es el negocio familiar y vive pensando si la vida que tiene en la actualidad es la que había soñado. Todo cambia cuando Vicente,  que así se llama el protagonista de la novela, conoce a una chica rumana que le ayuda a cuidar a su madre y en las tareas de la papelería. Vicente se enamora y se empieza a preguntar cosas y duda sobre si está tomando el buen camino.

Los personajes de esta novela están muy marcados y se pueden reconocer fácilmente. A pesar de que Vicente sea el personaje principal, el resto del reparto de la novela está bastante bien diseñado. La madre de Vicente, su hermana, sus sobrinos, su amante y su amigo íntimo son algunas de las personas que hacen acto de aparición en “El buen hijo”. Los diálogos de estos personajes son fluidos y, en la mayoría de las ocasiones, son convincentes. Sin embargo, hay algunos fallos aislados en relación con el léxico, que Sinde utiliza en los pensamientos de Vicente, que le hacen perder verosimilitud.

La historia de “El buen hijo” avanza a paso lento. Llega un punto en la narración que Vicente podría llegar a desesperar por sus acciones, pero es en el final cuando la novela remonta el vuelo y su ritmo se hace más fluido y rápido. Creo que éste es uno de los fallos principales de “El buen hijo”. Es una novela que se regodea en las vivencias más grises de un personaje rodeado por una atmósfera sofocante y tediosa que podría aburrir al lector.

El lenguaje que utiliza González-Sinde debería estar algo más cuidado. Hay algunos deslices que llaman la atención y algunos momentos en los que la historia de la novela llega a causar sopor por su lentitud. No obstante, el error más llamativo de todos es el lenguaje utilizado por Corina, la asistenta rumana contratada por Vicente que le resta verosimilitud al conjunto de la novela. Si lo que ha intentado González-Sinde es trasladar al papel el lenguaje oral de un inmigrante, ha fallado por completo. Incluso, en algunos pensamientos de Vicente se llega a afirmar que el español de Corina es muy deficiente cuando la protagonista rumana es capaz de producir giros léxicos tremendamente complicados.

Si nos centramos en la ambientación de la novela, se podría afirmar que González-Sinde ha acertado. “El buen hijo” transcurre en varios barrios de ciudades-dormitorio en la Comunidad de Madrid que están muy bien retratados. Es, quizás, ese halo de tranquilidad y de oscuridad el que nuestra autora buscaba a la hora de presentar una vida tranquila y fallida como la de Vicente. Todo cambia, no obstante, con el final de la novela cuando Vicente es capaz de conseguir su sueño que es el estudiar inglés en Reino Unido o Escocia. A pesar de ser una parte muy breve de la novela, González-Sinde ha sido capaz aquí de recrear bastante acertadamente el ambiente de las universidades de este país.

En definitiva…

Aspectos positivos: “El buen hijo” es una novela adecuada para lectores que no busquen una historia con multitud de giros argumentales y que quieren algo más reposado para leer. El final de “El buen hijo” es mucho mejor que todo el conjunto de la novela.

Aspectos negativos: González-Sinde comete algunos fallos de verosimilitud en el desarrollo de los diálogos de los personajes y en el ritmo de la historia que, en muchas ocasiones, llega a aburrir y a matar de tedio.

Os dejo para aquel que quiera conocer más sobre la autora y el proceso de creación de “El buen hijo” os dejo un link con una entrevista con la autora.

Próxima lectura: “Mientras pueda pensarte” de Inma Chacón (Editorial Planeta)

2 Comentarios

Añade el tuyo
  1. Mari [Visitante]

    Muy buena reseña…
    Pero no me convence el libro como para leerlo. Ya me tiraba para atrás que fuese de la ex ministra, con tu reseña más aún. Habiendo libros buenos sin premios, para qué perder el tiempo en uno que solo tiene como presentación ser finalista…De todas formas si de aquí a que lo saquen en edición bolsillo…lo mismo lo pienso.
    Felicidades por tu blog.
    Saludos.

+ Deja tu Comentario