“Dejé mi corazón en Manila” de Marta Galatas

“Dejé mi corazón en Manila” de Marta Galatas


Título: Dejé mi corazón en Manila

Autor: Marta Galatas

Editorial: La Esfera de los Libros

Sinopsis: Cuando Julia embarcó rumbo a Manila aquel 16 de junio de 1936 no podía imaginar los terribles acontecimientos que estaban a punto de desencadenarse en España ni los ardides que le deparaba su destino. Una apasionante historia de amor en la Filipinas postcolonial que nos sumerge en un mundo lleno de exotismo, en la invasión japonesa, el glamour de Nueva York en los años cincuenta y el Madrid de los sesenta a través de unos personajes inolvidables.

(Sinopsis extraída de la página web de la editorial http://www.esferalibros.com/libro/deje-mi-corazon-en-manila/)

Opinión: Es la segunda vez que me adentro en una novela escrita por la escritora madrileña Marta Galatas. Sus obras siempre tienen una característica común y es una ambientación histórica muy trabajada y una cuidada descripción de detalles que nos hagan asociar la trama a momentos muy especiales de cualquier época pasada. En esta ocasión, la segunda novela de Galatas, “Dejé mi corazón en Manila” trata sobre la Filipinas colonial. Dado el hecho de la escasez de narrativa sobre ese período de nuestra historia, me decidí a darle una oportunidad. Una vez terminada mi lectura, he de confesaros que tengo sentimientos encontrados con este segundo trabajo de Galatas. Mi valoración no es del todo negativa, puesto que Galatas vuelve a cuidar en extremo la presentación de una realidad cultural, como la filipina, muy alejada de nosotros y que siempre aporta matices de exotismo muy de agradecer en una novela.

Lo que al principio apuntaba maneras para ser una historia romántica con amplios ecos multiculturales, dado que hablamos de una pareja filipino-española, me esperaba algún detalle más de profundidad en la psicología de los personajes que me hiciera valorar sus sentimientos y sus juicios de valor ante los choques culturales que se van encontrando a lo largo de las páginas del libro. “Dejé mi corazón en Manila” tiene un hilo conductor muy leve, a través del cual se ve una realidad social, política e histórica muy interesante. El problema que tiene el libro es que la autora no ha sabido darle entidad a toda esa parte histórica y despojarla del academicismo. La literatura casa con la historia si se saben conjugar sus características más relevantes. El problema es que tanto dato político y tanta explicación sobre términos especialmente filipinos acaban por lastrar la fluidez de la narración.

“Dejé mi corazón en Manila” cuenta la historia de Julia, que emigra de España hasta Filipinas justo cuando está a punto de estallar la Guerra Civil española, y que va a encontrarse con un país que la recibirá con los brazos abiertos. A través de sus páginas seremos partícipes de hechos políticos e históricos como la explosión de la Guerra Civil de nuestro país o la ocupación japonesa de Filipinas. Todos estos acontecimientos son narrados con un gusto exquisito y una preocupación por los detalles muy de agradecer. El problema, tal y como he planteado antes, es que la autora ha dado extrema importancia a la historia de amor de Julia, que se desarrolla por cauces más que evidentes. Bien es cierto que los personajes de esta novela llegan a hacernos sentir empatía, pero tras leer el libro los sentimos lejanos. No distan, en muchas ocasiones, de ser meros arquetipos de cartón-piedra que actúan como esperamos. Por este motivo, “Dejé mi corazón en Manila” tiene partes un poco más tediosas, a pesar de encontrarnos ante una novela no muy extensa.

El estilo literario de Marta Galatas es directo y preciso y correcto. Su narrativa fluye de manera adecuada, pero sin grandes estridencias. Siempre parece que la autora se está escondiendo algo. De ahí que piense que las novelas de Galatas pecan de demasiada corrección. También le ocurría en “La princesa que cambió la historia”, primera novela de la madrileña, que adolecía de ritmo narrativo. Parece que la autora siempre esté guardándose algo, ya que no se entrega en realidad a sus lectores. En sus libros no vemos vida, no vemos entraña narrativa… La historia de amor de Julia ronda en muchas ocasiones la más pura evidencia e impostura porque cualquier lector avezado de novela romántica llegará a captar los clichés que abundan en el libro. Sin duda la novela que hoy os reseño podría haber dado mucho más de sí. Galatas tenía todos los ingredientes para hacer de “Dejé mi corazón en Manila” la novela del verano, pero se ha quedado en un territorio de nadie. Por este motivo, la novela no ha tenido todo el recorrido comercial que la editorial hubiera esperado.

Por estas razones que acabo de exponer, el segundo trabajo de Marta Galatas me ha decepcionado. Bien es cierto que la autora tiene conocimiento de lo que significa escribir, pero en sus próximas novelas debería darse más a los lectores. “Dejé mi corazón en Manila” abunda en los mismos errores que su primer trabajo. En ambas hay una ambientación histórica cuidadosamente trabajada, pero una trama lineal, aburrida y que acaba por dejar al lector molesto y tremendamente aburrido. De cualquier forma, desde estas líneas, quiero animar a cualquiera que lea esta reseña y que tenga una opinión diferente a la mía a que confrontemos esta lectura. “Para gustos los colores” reza el refrán español, y creo que en esta ocasión es muy acertado.

A modo de conclusión, os dejo con un vídeo en el que se entrevista a Marta Galatas por la publicación de su primera novela “La princesa que cambió la historia”. Si le echáis un vistazo, podréis ver algún detalle más sobre el proceso de creación de esta autora que está empezando a dar sus primeros pasos en el panorama literario de nuestro país.

Próxima reseña: “Los blancos estáis locos” Luis Melgar (Ed. Península)

+ No hay comentarios

Añade el tuyo