“Como si no hubiera un mañana” de Nieves Herrero

“Como si no hubiera un mañana” de Nieves Herrero


imagen-sin-tituloTítulo: Como si no hubiera un mañana

Autor: Nieves Herrero

Editorial: La Esfera de los Libros

Sinopsis: Primavera de 1953 en Madrid. No sabía quién era ese hombre que centraba todas las miradas. Ahora que lo veía de frente, comprobó que poseía un gran atractivo. Parecía muy delgado, con unos ojos llenos de vida y una sonrisa tremendamente magnética. Le examinaba a poca distancia cuando él paró de hablar al sentirse observado. Todos se giraron para saber el motivo de su silencio y descubrieron a Ava. El corrillo se abrió para que ella se fuera acercando poco a poco hacia aquel hombre. No tenía ni idea de quién se trataba pero sabía que acabarían juntos… Se dijo a sí misma que no se iría de España sin estar a solas con él. Le tendió su mano y el torero se la llevó a la boca para besarla suavemente. Clavó sus ojos marrones en los suyos verdes. Fueron segundos. Los suficientes para descubrirse y comprender que la atracción que sentían era mutua.

(Extraída de la página web de la editorial http://www.esferalibros.com/libro/como-si-no-hubiera-un-manana/)

Opinión: Hoy os voy a reseñar un libro de una de las periodistas más populares de este país durante la década de los noventa. Se trata de la última incursión en la narrativa de la madrileña Nieves Herrero. Creo que, simplemente con mencionar su nombre, muchos ya la reconoceréis. Herrero se convirtió en uno de los rostros más carismáticos de la pequeña pantalla en nuestro país, después de presentar muchos programas “rosa” y por ser una de las añoradas “chicas Hermida”, apelativo que se le proporcionó a un grupo de periodistas apadrinadas por Jesús Hermida. Asimismo, muchos también la recordaréis por aquellos programas, de infausto recuerdo, en los que se trataba aquel cruento suceso que acabó con el asesinato de tres niñas en la localidad valenciana de Alcásser.

No estamos aquí para juzgar su labor como periodista, sino como escritora. Resulta que, ya hace varios años, Nieves Herrero se lanzó al ruedo literario con unas novelas que siempre tienen un importante tapiz histórico. Cuando cogí este libro que os reseño hoy, “Como si no hubiera un mañana”, quería comprobar hasta qué punto la labor literaria de la periodista madrileña merece la pena. Siempre digo que, cuando un rostro tan popular como el de Nieves Herrero, se pasa a la novela, tenemos que intentar olvidarnos de muchos prejuicios infundados. Ya me he llevado gratas sorpresas con otros periodistas que se pasan a la novela, como Maxim Huerta o Mara Torres. Por esta razón, partía con unas altas expectativas a la hora de comenzar a leer esta novela.

“Como si no hubiera un mañana” nos cuenta, con todo lujo de detalles, la historia de la relación amorosa que surgió entre dos personajes de la beatiful people de la década de los cincuenta: el torero español Luis Miguel Dominguín y la actriz norteamericana Ava Gardner. Sin lugar a dudas, “Como si no hubiera un mañana” se puede considerar como una novela con una trama muy atractiva, que incluya elementos que pueden satisfacer a cualquier lector: una historia amorosa, algo de acción, un barniz político en el marco de una España que está en pleno aislamiento del resto de países del mundo y un retrato social de una sociedad ombliguista que parece que estaba dispuesta, únicamente, a disfrutar y a dejarse llevar por el lujo y por los instintos más básicos, olvidando el sufrimiento del país durante aquel periodo.

Una vez terminada la novela, me ha quedado un sentimiento un tanto extraño. “Como si no hubiera un mañana” habría ganado mucha más intensidad con una rebaja sensible de páginas. Tengan en cuanto que estamos hablando de un libro de 816 páginas. La autora se pierde, en incontables ocasiones, en numerosas descripciones de situaciones que no necesitan ser explicadas. El lector que, al comienzo, se deje llevar por una historia, en apariencia, interesante, acabará agotado por la excesiva minuciosidad con la que Nieves Herrero cuenta todo. Comprendo que la autora ha tomado la determinación de contar una historia grandilocuente con un estilo literario similar, pero el resultado final, que podemos ver reflejado en el libro, es excesivo e innecesario. Hay que ser un escritor con mucho oficio para salir victorioso después de redactar una novela de 800 páginas. Solo conozco algunos casos como el de Ken Follet con Los pilares de la tierra que lo consiguieron. Nieves Herrero no lo ha logrado en absoluto.

Es cierto que los personajes están muy bien desarrollados. Tanto Ava Gardner como Luis Miguel Dominguín son los que llevan el peso de la historia. Los lectores podremos sentirnos identificados con ellos o no, pero, por lo menos, comprobaremos que sus actitudes y su comportamiento son verosímiles. Otro de los problemas es que estos dos motores de la novela se ven rodeados por un número increíble de secundarios que no permiten ver a los lectores el potencial de Ava y de Luis Miguel. Algunos me dirán que muchos de ellos existieron en la realidad y que sus vidas ya son conocidas. No les faltará razón. Lo que yo buscaba en este reportaje histórico es un artefacto narrativo consistente. Lo que he encontrado es un barco que hace aguas por todas partes. Nieves Herrero podría haber tenido como objetivo novelar la vida de estos dos personajes, pero lo que ha conseguido se asemeja más a un reportaje en profundidad de cualquier revista del corazón. Ése es el nivel narrativo de “Como si no hubiera un mañana”.

¿Y qué decir del estilo literario de Nieves Herrero? Es pesado, tosco, anodino y falto de garra narrativa. Un buen ejemplo de lo que les estoy contando es la pretenciosidad de los diálogos y de la narración de anécdotas por parte de los toreros acompañantes de Dominguín. Los primeros son la antítesis de la naturalidad. En muchas ocasiones, Herrero se nos despacha con unos discursos larguísimos o de frases que parecen sacadas de la Wikipedia. Además, este hecho me sorprende porque, con una simple lectura se detecta rápidamente este defecto. ¿Cómo puede pretender la autora hacernos creer que estos dos personajes mantenían conversaciones, que más bien parecen mítines? Además, por si estos errores fueran pocos, la periodista madrileña se ha obstinado en meter “con calzador” multitud de anécdotas que ralentizan la acción de la novela hasta conseguir el hartazgo del lector. Se puede comprobar que se ha empapado de todo lo ocurrido en aquella época, pero no hacía falta contarnos TODO, absolutamente TODO, con pelos y señales. Por esta razón, “Como si no hubiera un mañana” incumple uno de los mandamientos más importantes de toda escuela de escritores: “no expliques, sugiere”. Este es un fallo de autor principiante que lastra toda la novela.

En definitiva…

Lo que prometía ser una novela interesante y seria sobre la beautiful people de los años cincuenta, se ha quedado en un batiburrillo de nivel literario ínfimo, más cercano a cualquier artículo del Hola o similares revistas. Lo que podría haber sido un análisis social certero de la clase alta del franquismo español, se ha quedado en una multitud de anécdotas que, aunque tengan su cierto interés morboso, acaban por agotar al lector. Lo que podría haber sido un bestseller de calidad se ha convertido en una tortura interminable para cualquier lector avezado.

Siento haber sido tan crítico con esta novela, pero creo que, como en tantas otras veces, la editorial ha optado por darle bombo a una periodista, que les va a asegurar un mínimo de ventas, a pesar de tener una de las novelas más plomizas del año literario.

Para terminar, os dejo con tres vídeos donde la propia autora nos habla sobre algunos aspectos importantes sobre los personajes de la novela y sobre su proceso de creación. Si tenéis interés en leer “Como si no hubiera un mañana”, no dudéis en echarles un vistazo. Os van a encantar.

 

 

Próxima reseña: “Los besos en el pan” de Almudena Grandes (Editorial Tusquets)

2 Comentarios

Añade el tuyo
  1. La Isla de las Mil Palabras

    No estaba en mis pensamientos leerla, pero después de tu reseña, ya lo tengo clarísimo. La actitud de la editorial por desgracias no es nueva, pero es lo que les hace ganar dindero. Y tampoco es novedosa la manía que tienen algunos escritores de hacer mamotretos rellenando de paja.
    Bien por sacar la cara.

    • Gabi Neila

      Es que no sabes el coraje que me ha dado que una novela de 800 páginas llena de anécdotas aburridas tenga la promoción que tiene. ¡Una pena! ¡Así está el patio, Mari! ¡Gracias por el comentario!

+ Deja tu Comentario